Entre mil y dos mil dólares entregaron numerosos fieles de la iglesia evangélica El Aposento Alto a su líder, el pastor Alberto Santana, con la falsa promesa de comprar el estadio de Alianza Lima y «matar gigantes». La acusación compromete también a Sonia Carbajal, esposa de Santana y actual líder de la iglesia.

Redacción Wayka

Un reportaje de Panorama reveló este domingo que 16 exfieles de la iglesia El Aposento Alto sostienen una denuncia por lavado de activos y estafa contra el cuestionado pastor Alberto Santana.

«Mil dólares no es nada para mí (…) yo tendré lo que yo quiera porque yo estoy dispuesto a matar a los gigantes», se escucha decir al pastor en una de sus prédicas. Esa habría sido la modalidad por la cual solicitaba dinero a los fieles.

«Matar gigantes»

Con la promesa de construir un templo en el estadio de Alianza Lima, Alberto Santana habría instado a los creyentes de El Aposento Alto a entregar fuertes sumas de dinero, que los harían acreedores a ser dueños del terreno.

Mil dólares equivalía a «matar un gigante» y existen quienes mataron más de uno. Amanda Vidaurre, una de las denunciantes, muestra además los vouchers de pago que hoy sirven como prueba.

Este recibo nombrado «Depósito para matar gigantes», evidencia el pacto hecho por Santana para dar a cada aportante metros del estadio de Alianza Lima, donde se edificaría la iglesia de El Aposento Alto.

Nancy León, otra de las denunciantes, reveló además cómo los convocaron para participar en la invasión al Estadio Matute en setiembre del año pasado. Como se recordará, en 2016 el pastor Santana habría adquirido terrenos aledaños al estadio por el monto de 600 mil dólares.

Antecedentes

De acuerdo a una investigación de Wayka, fueron justamente esos hechos los que alertaron a la Dirección de Investigación de Lavado de Activos (Dirila) de la Policía Nacional para investigar cuál sería el origen del dinero.

Fue así que se pusieron al descubierto numerosas propiedades a nombre de Alberto Santana, sus hijos y sus familiares. En ese momento, el abogado de El Aposento Alto, Sandro Balbín, declaró que la iglesia se sostenía con las donaciones de sus fieles.

Y sin embargo, no se mencionó que dichas donaciones estaban rodeadas de engaños.

Sin estadio y con deudas

La defensa de El Aposento Alto es que el dinero recibido se trataría de «donaciones», por lo que no habría lugar a devolución, indicó Huber Sánchez, abogado de los denunciantes.

Esas «donaciones» ascenderían al monto total de 18, 800 dólares, en el caso de estos 16 exfieles. Muchos de ellos adquirieron préstamos en el banco para poder dar el dinero requerido por Alberto Santana y hoy se encuentran ahogados en deudas.