Redacción Wayka

Lambayeque declaró el 22 y 29 de marzo como días de ayuno y oración para combatir el coronavirus. Así lo decidió la semana pasada, y por mayoría de votos, el Consejo Regional de Lambayeque. La insólita propuesta fue presentada por el consejero Manuel Huacchillo, un vocero de Con Mis Hijos No Te Metas.

Los consejeros acordaron exonerar este acuerdo de la publicación en el diario oficial El Peruano, pero sí lo publicaron en la página web del Gobierno Regional.

En declaraciones a una radio, Huacchillo señaló que su propuesta tiene una connotación espiritual y reflexiva: “La comunidad católica y cristiana y no congregante puede unirse en este momento para orar por esta pandemia que estamos viviendo”.

La medida fue celebrada por el colectivo conservador Con Mis Hijos No Te Metas, y aprobada por el Gobierno Regional de Lambayeque. Sin embargo, para Henry Mercado, abogado especialista en derechos humanos, una ley, norma o acuerdo de carácter oficial no puede obligar a la ciudadanía a rituales religiosos.  “Una norma es de carácter obligatorio para todos y eso [el acuerdo de Lambayeque] transgrede la libertad [religiosa]», señaló el abogado.